Comunidad de artes marciales y afines
 
Home  ÍndiceÍndice  FAQFAQ  Blog  Buscar  Registrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Cuentos asiáticos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Cuentos asiáticos   Mar Nov 04, 2008 3:21 pm

El bigote del tigre
Cuento folclórico coreano

Una mujer joven llamada Yun Ok fue un día a la casa de un ermitaño de la montaña en busca de ayuda.
El ermitaño era un sabio de gran renombre, hacedor de ensalmos y pociones mágicas.
Cuando Yun Ok entró en su casa, el ermitaño, sin levantar los ojos de la chimenea que estaba mirando dijo:
- ¿Por qué viniste?
Yun Ok respondió:
- Oh, Sabio Famoso, ¡estoy desesperada! ¡Hazme una poción!
- Sí, sí, ¡hazme una poción! ¡Todos necesitan pociones! ¿Podemos curar un mundo enfermo con una poción?
- Maestro -insistió Yun Ok-, si no me ayudas, estaré verdaderamente perdida.
- Bueno, ¿cuál es tu problema? -dijo el ermitaño, resignado por fin a escucharla.
- Se trata de mi marido -comenzó Yun Ok-. Tengo un gran amor por él. Durante los últimos tres años ha estado peleando en la guerra. Ahora que ha vuelto, casi no me habla, a mí ni a nadie. Si yo hablo, no parece oír. Cuando habla, lo hace con aspereza. Si le sirvo comida que no le gusta, le da un manotazo y se va enojado de la habitación. A veces, cuando debería estar trabajando en el campo de arroz, lo veo sentado ociosamente en la cima de la montaña, mirando hacia el mar.
- Si, así ocurre a veces cuando los jóvenes vuelven a su casa después de la guerra -dijo el ermitaño- Prosigue.
- No hay nada más que decir, Ilustrado. Quiero una poción para darle a mi marido, así se vuelve cariñoso y amable, como era antes.
- !Ja! Tan simple, ¿no? -replicó el ermitaño-. ¡Una poción! Muy bien, vuelve en tres días y te diré qué nos hará falta para esa poción.
Tres días más tarde, Yun Ok volvió a la casa del sabio de la montaña.
- Lo he pensado -le dijo-. Puedo hacer tu poción. Pero el ingrediente principal es el bigote de un tigre vivo.
Tráeme su bigote y te daré lo que necesitas.
- ¡El bigote de un tigre vivo! -exclamó Yun Ok-. ¿Cómo haré para conseguirlo?
- Si esa poción es tan importante, obtendrás éxito -dijo el ermitaño. Y apartó la cabeza, sin más deseos de hablar.
Yun Ok se marchó a su casa. Pensó mucho en cómo conseguiría el bigote del tigre. Hasta que una noche, cuando su marido estaba dormido, salió de su casa con un bol de arroz y salsa de carne en la mano. Fue al lugar de la montaña donde sabía que vivía el tigre. Manteniéndose alejada de su cueva, extendió el bol de comida, llamando al tigre para que viniera a comer.
El tigre no vino.
A la noche siguiente, Yun Ok volvió a la montaña, esta vez un poco más cerca de la cueva. De nuevo ofreció al tigre un bol de comida. Todas las noches Yun Ok fue a la montaña, acercándose cada vez más a la cueva, unos pasos más que la noche anterior. Poco a poco, el tigre se acostumbró a verla allí.
Una noche, Yun Ok se acercó a pocos pasos de la cueva del tigre. Esta vez el animal dio unos pasos hacia ella y se detuvo. Los dos quedaron mirándose bajo la luna. Lo mismo ocurrió a la noche siguiente, y esta vez estaban tan cerca que Yun Ok pudo hablar al tigre con una voz suave y tranquilizadora.
La noche siguiente, después de mirar con cuidado los ojos de Yun Ok, el tigre comió los alimentos que ella le ofrecía. Después de eso, cuando Yun Ok iba por las noches, encontraba al tigre esperándola en el camino.
Cuando el tigre había comido, Yun Ok podía acariciarle suavemente la cabeza con su mano. Casi seis meses habían pasado desde la noche de su primera visita. Al final, una noche, después de acariciar la cabeza del animal, Yun Ok dijo:
- "Oh, Tigre, animal generoso, es preciso que tenga uno de tus
bigotes. ¡No te enojes conmigo!" Y le arrancó uno de los bigotes.
El tigre no se enojó, como ella temía. Yun Ok bajó por el camino, no caminando sino corriendo, con el bigote aferrado fuertemente en la mano.
A la mañana siguiente, cuando el sol asomaba desde el mar, ya estaba en la casa del ermitaño de la montaña.
- ¡Oh, Famoso! -gritó-. ¡Lo tengo! ¡Tengo el bigote del tigre! Ahora puedes hacer la poción que me prometiste para que mi marido vuelva a ser cariñoso y amable.
El ermitaño tomó el bigote y lo examinó. Satisfecho, pues realmente era de tigre, se inclinó hacia adelante y lo dejó caer en el fuego que ardía en su chimenea.
- ¡Oh señor! -gritó la joven mujer, angustiada- ¡Qué hiciste con el bigote!
- Dime como lo conseguiste -dijo el ermitaño.
- Bueno, fui a la montaña todas las noches con un bol de comida. Al principio me mantuve lejos, y me fui acercando poco cada vez, ganando la confianza del tigre. Le hablé con voz cariñosa y tranquilizadora para hacerle entender que sólo deseaba su bien. Fui paciente. Todas las noches le llevaba comida, sabiendo que no comería. Pero no cedí. Fui una y otra vez. Nunca le hablé con aspereza. Nunca le hice reproches. Y por fin, una noche dio unos pasos hacia mí.
Llegó un momento en que me esperaba en el camino y comía del bol que yo llevaba en las manos. Le acariciaba la cabeza y él hacía sonidos de alegría con la garganta. Sólo después de eso le saqué el bigote.
- Sí, sí -dijo el ermitaño-, domaste al tigre y te ganaste su confianza y su amor.
- Pero tú arrojaste el bigote al fuego -exclamó Yun Ok llorando. ¡Todo fue para nada!
- No, no me parece que todo haya sido para nada -repuso el ermitaño.
Ya no hace falta el bigote. Yun Ok, déjame que te pregunte algo: ¿es acaso un hombre más cruel que un tigre? ¿Responde menos al cariño y la comprensión? Si puedes ganar con cariño y paciencia el amor y la confianza de un animal salvaje y sediento de sangre, sin duda puedes hacer lo mismo con tu marido.
Al oír esto, Yun Ok permaneció muda unos momentos. Luego avanzó por el camino reflexionando sobre la verdad que había aprendido en casa del ermitaño de la montaña.


Última edición por Warrioress el Vie Nov 14, 2008 1:13 pm, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
fertkdwtf
Practicante
Practicante


Frase : Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
Será maravilloso
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo
Cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti
Cuando intento que seas como yo quiero
En vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.

Fritz Perls

Femenino Cantidad de envíos : 9480
Localización : Parada en el medio de la vida... ;)
Humor : Sólo si me causa gracia...
Fecha de inscripción : 03/11/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 04, 2008 10:08 pm

Qué linda historiaaaaa!!! ... me pudo Blush

_________________
Fer

Dime de que alardeas y te diré de que careces...

http://lasabona.com.ar/
http://www.ciat.com.ar/

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 04, 2008 10:39 pm

fertkdwtf escribió:
Qué linda historiaaaaa!!! ... me pudo Blush
Gracias!
Se me ocurrió ir subiendo periodicamente cuentos cortos orientales. Hay un montón en la web, así que a medida que los voy leyendo, los voy subiendo.
El que guste postear aquí su cuento favorito, será bienvenido! doki
Saludos! Wink
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Jue Nov 06, 2008 1:07 pm

Tsuru no Ongaeshi
Cuento tradicional japonés

Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja de ancianos muy pobre.
Un día el anciano oyó el grito de una grulla que había caído en una trampa.
El anciano se compadeció al verla y decidió soltarla.
Esa noche le contó a su mujer sobre lo ocurrido y ella le dijo: "Hiciste bien. Yo también estoy contenta", y los dos se pusieron alegres.
En ese momento, alguien llamó a la puerta: "toc toc...", el anciano salió y encontró a una chica muy bonita que dijo: "Me desorienté en el camino, ¿Podría quedarme en su casa esta noche?".
Los ancianos que eran muy amables no dudaron en invitarla a dormir.
Esa noche los tres conversaron y ella les contó que no tenía casa a donde ir ni familia con quien estar. Los ancianos le propusieron: "¡Queremos que seas nuestra hija!"
Ella se puso muy contenta. Al rato los tres se fueron a descansar.
Al día siguiente, la chica se levantó muy temprano para preparar el desayuno, pero no había ni arroz ni "miso".
En ese momento, la chica divisó un telar en una habitación contigua y en unos instantes se empezó a oir el sonido del telar mecánico.
Cuando los ancianos se despertaron, la chica les entregó una pieza de tela bellísima diciéndoles: "vendan esta tela y compren lo necesario para vivir". Ellos se sorprendieron y estuvieron muy contentos.
El anciano recibió mucho dinero a cambio de la pieza de tela, ya que ésta era muy bonita, y compró lo necesario para vivir además de un peine muy bonito para la chica.
Esa noche los tres estaban muy contentos y se quedaron conversando hasta muy tarde. En eso el abuelo dijo: "Ya vamos a dormir", pero la chica contestó: "Yo voy a continuar trabajando un poco más". Los ancianos se sorprendieron y le dijeron: "¡No! hoy ya no trabajes! es mejor que descanses". La chica contestó: "Quiero hacer más piezas de tela para ustedes pero quisiera pedirles un favor, no entren a la habitación cuando esté trabajando.". El anciano preguntó sorprendido: "¿Cómo? ¿No podemos verte trabajar?". La chica contestó: "No, por favor, quiero que me prometan que no lo harán."
Los ancianos no entendían la razón por la cual la chica les pedía eso pero asintieron con la cabeza.
La chica tejía cada noche una pieza de tela que se vendían como "pan caliente", pero cada día se ponía más delgada y no tenía ánimo.
El anciano le decía: "¡Tienes que descansar, no trabajes demasiado!", pero la chica respondía: "Voy a seguir trabajando sólo un poco más" y entraba en la habitación.
Los ancianos no podían dormir pensando en la salud de la chica.
Una noche, el anciano no pudo contenerse y dijo: "Voy a verla", la anciana replicó: "Tenemos que cumplir con nuestra promesa". El anciano, haciendo caso omiso a su mujer, se dirigió a la habitación en donde se encontraba trabajando la chica. Miró a través de la puerta que estaba entreabierta y para su sorpresa divisó a una grulla trabajando en el lugar. La grulla utilizaba su pico para quitarse plumas, las cuales las utilizaba para decorar las hermosas piezas de tela que hacía. Esta advirtió que estaba siendo observada y se disfrazó nuevamente de mujer.
La chica abrió la puerta y se dirigió al anciano: "Yo soy aquella grulla que salvó de la trampa. Por salvarme la vida quise devolverle el favor y para ello se me dió la oportunidad de convertirme en un ser humano por una sóla vez y venir aquí, pero ya no puedo permanecer aquí con ustedes. Deseaba convertirme en su hija para siempre".
La chica volvió a tomar su apariencia original de grulla y levantó vuelo. El anciano al verla volar pensó: "Perdóname. ¡No nos olvides!" y le lanzó el peine que le había regalado a la "chica". La grulla lo cogió y se fue volando.


Última edición por Warrioress el Vie Nov 14, 2008 1:12 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Lun Nov 10, 2008 10:35 pm

Warrioress escribió:
El bigote del tigre
Cuento folclórico coreano

Una mujer joven llamada Yun Ok fue un día a la casa de un ermitaño de la montaña en busca de ayuda.
El ermitaño era un sabio de gran renombre, hacedor de ensalmos y pociones mágicas.
Cuando Yun Ok entró en su casa, el ermitaño, sin levantar los ojos de la chimenea que estaba mirando dijo:
- ¿Por qué viniste?
Yun Ok respondió:
- Oh, Sabio Famoso, ¡estoy desesperada! ¡Hazme una poción!
- Sí, sí, ¡hazme una poción! ¡Todos necesitan pociones! ¿Podemos curar un mundo enfermo con una poción?
- Maestro -insistió Yun Ok-, si no me ayudas, estaré verdaderamente perdida.
- Bueno, ¿cuál es tu problema? -dijo el ermitaño, resignado por fin a escucharla.
- Se trata de mi marido -comenzó Yun Ok-. Tengo un gran amor por él. Durante los últimos tres años ha estado peleando en la guerra. Ahora que ha vuelto, casi no me habla, a mí ni a nadie. Si yo hablo, no parece oír. Cuando habla, lo hace con aspereza. Si le sirvo comida que no le gusta, le da un manotazo y se va enojado de la habitación. A veces, cuando debería estar trabajando en el campo de arroz, lo veo sentado ociosamente en la cima de la montaña, mirando hacia el mar.
- Si, así ocurre a veces cuando los jóvenes vuelven a su casa después de la guerra -dijo el ermitaño- Prosigue.
- No hay nada más que decir, Ilustrado. Quiero una poción para darle a mi marido, así se vuelve cariñoso y amable, como era antes.
- !Ja! Tan simple, ¿no? -replicó el ermitaño-. ¡Una poción! Muy bien, vuelve en tres días y te diré qué nos hará falta para esa poción.
Tres días más tarde, Yun Ok volvió a la casa del sabio de la montaña.
- Lo he pensado -le dijo-. Puedo hacer tu poción. Pero el ingrediente principal es el bigote de un tigre vivo.
Tráeme su bigote y te daré lo que necesitas.
- ¡El bigote de un tigre vivo! -exclamó Yun Ok-. ¿Cómo haré para conseguirlo?
- Si esa poción es tan importante, obtendrás éxito -dijo el ermitaño. Y apartó la cabeza, sin más deseos de hablar.
Yun Ok se marchó a su casa. Pensó mucho en cómo conseguiría el bigote del tigre. Hasta que una noche, cuando su marido estaba dormido, salió de su casa con un bol de arroz y salsa de carne en la mano. Fue al lugar de la montaña donde sabía que vivía el tigre. Manteniéndose alejada de su cueva, extendió el bol de comida, llamando al tigre para que viniera a comer.
El tigre no vino.
A la noche siguiente, Yun Ok volvió a la montaña, esta vez un poco más cerca de la cueva. De nuevo ofreció al tigre un bol de comida. Todas las noches Yun Ok fue a la montaña, acercándose cada vez más a la cueva, unos pasos más que la noche anterior. Poco a poco, el tigre se acostumbró a verla allí.
Una noche, Yun Ok se acercó a pocos pasos de la cueva del tigre. Esta vez el animal dio unos pasos hacia ella y se detuvo. Los dos quedaron mirándose bajo la luna. Lo mismo ocurrió a la noche siguiente, y esta vez estaban tan cerca que Yun Ok pudo hablar al tigre con una voz suave y tranquilizadora.
La noche siguiente, después de mirar con cuidado los ojos de Yun Ok, el tigre comió los alimentos que ella le ofrecía. Después de eso, cuando Yun Ok iba por las noches, encontraba al tigre esperándola en el camino.
Cuando el tigre había comido, Yun Ok podía acariciarle suavemente la cabeza con su mano. Casi seis meses habían pasado desde la noche de su primera visita. Al final, una noche, después de acariciar la cabeza del animal, Yun Ok dijo:
- "Oh, Tigre, animal generoso, es preciso que tenga uno de tus
bigotes. ¡No te enojes conmigo!" Y le arrancó uno de los bigotes.
El tigre no se enojó, como ella temía. Yun Ok bajó por el camino, no caminando sino corriendo, con el bigote aferrado fuertemente en la mano.
A la mañana siguiente, cuando el sol asomaba desde el mar, ya estaba en la casa del ermitaño de la montaña.
- ¡Oh, Famoso! -gritó-. ¡Lo tengo! ¡Tengo el bigote del tigre! Ahora puedes hacer la poción que me prometiste para que mi marido vuelva a ser cariñoso y amable.
El ermitaño tomó el bigote y lo examinó. Satisfecho, pues realmente era de tigre, se inclinó hacia adelante y lo dejó caer en el fuego que ardía en su chimenea.
- ¡Oh señor! -gritó la joven mujer, angustiada- ¡Qué hiciste con el bigote!
- Dime como lo conseguiste -dijo el ermitaño.
- Bueno, fui a la montaña todas las noches con un bol de comida. Al principio me mantuve lejos, y me fui acercando poco cada vez, ganando la confianza del tigre. Le hablé con voz cariñosa y tranquilizadora para hacerle entender que sólo deseaba su bien. Fui paciente. Todas las noches le llevaba comida, sabiendo que no comería. Pero no cedí. Fui una y otra vez. Nunca le hablé con aspereza. Nunca le hice reproches. Y por fin, una noche dio unos pasos hacia mí.
Llegó un momento en que me esperaba en el camino y comía del bol que yo llevaba en las manos. Le acariciaba la cabeza y él hacía sonidos de alegría con la garganta. Sólo después de eso le saqué el bigote.
- Sí, sí -dijo el ermitaño-, domaste al tigre y te ganaste su confianza y su amor.
- Pero tú arrojaste el bigote al fuego -exclamó Yun Ok llorando. ¡Todo fue para nada!
- No, no me parece que todo haya sido para nada -repuso el ermitaño. [/size][size=9]Ya no hace falta el bigote. Yun Ok, déjame que te pregunte algo: ¿es acaso un hombre más cruel que un tigre? ¿Responde menos al cariño y la comprensión? Si puedes ganar con cariño y paciencia el amor y la confianza de un animal salvaje y sediento de sangre, sin duda puedes hacer lo mismo con tu marido.
Al oír esto, Yun Ok permaneció muda unos momentos. Luego avanzó por el camino reflexionando sobre la verdad que había aprendido en casa del ermitaño de la montaña.

Estoy en el cielo !!!!!! temas que me interesan, gente que me cae bien y buena onda !!!!!!! ahora solo falta que desaparezcan los pakuanos de la faz de la tierra y listo jajaja naaaaaaaaaaa mentira !!!!
Volver arriba Ir abajo
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Lun Nov 10, 2008 11:39 pm

Exclamation Para eso creo que deberiamos no escribir ciertas palabras, porque Google indexa todo, y un día van a entrar porque leyeron el google "...que desaparezcan los pakuanos de la faz de la tierra..." y nos van adesvirtuar el tema! Jajajaja! grinnbruja


Última edición por Warrioress el Mar Nov 11, 2008 6:33 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 11, 2008 7:51 am

Warrioress escribió:
Exclamation Para eso creo que deberiamos no escribir ciertas palabras, porque Google indexa todo, y un día van aentrar porque leyeron el google "...que desaparezcan los pakuanos de la faz de la tierra..." y nos van adesvirtuar el tema! Jjajaja! grinnbruja

Exclamation Exclamation Exclamation Exclamation Exclamation Vi que se puede prohibir palabras ... bueno ya hay un par en la lista negra jajajajaja ....
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 11, 2008 8:13 am

Warrioress escribió:
Exclamation Para eso creo que deberiamos no escribir ciertas palabras, porque Google indexa todo, y un día van aentrar porque leyeron el google "...que desaparezcan los pakuanos de la faz de la tierra..." y nos van adesvirtuar el tema! Jjajaja! grinnbruja

Entonces ya hay palabras prohibidas jajajajaja ....... vi que existe esa opción lol!
Volver arriba Ir abajo
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 11, 2008 5:25 pm

La doncella y el príncipe
Cuento tradicional chino

A veces tenemos tentaciones de hacer trampas, pero aunque parezcan el único camino hacia la meta, si no las hacemos descubriremos que siempre ganaremos. Y si no os lo creéis seguid leyendo y comprobadlo por vosotros mismos...

Hace muchos, muchos años, en China vivía un príncipe en la región norte que iba a ser coronado emperador. Él era apuesto, inteligente, valiente y lo tenía todo para ser un buen emperador, todo menos una cosa: no estaba casado.
Así que para solucionar este problema se organizó un concurso entre las muchachas de la corte para que el príncipe pudiera escoger a su futura esposa. El concurso sería complicado puesto que el príncipe impondría un desafío a todas ellas y quien lo consiguiera realizar sería su esposa.
Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. La anciana tenía una hija profundamente enamorada del príncipe. Cuando llegó a su casa le contó todo a su hija y ésta le dijo que quería ir a la celebración. La madre, sorprendida, le preguntó:
"Hija mía, todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. ¿No sería mejor olvidarte del príncipe y buscarte otro pretendiente? "
Y la hija respondió: "No, querida madre. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar ahí e intentarlo. Si no lo consigo al menos por algunos momentos habré estado cerca del príncipe."
Esa misma noche, la joven llegó al palacio del príncipe. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. De pronto, aparecío el príncipe y anunció el desafío: "Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China".
El tiempo pasó y la dulce joven se entregaba en cuerpo y alma a cuidar a su semilla a pesar de no tener mucha experiencia en jardinería. Ella sabía que si lo hacía con mucha paciencia y ternura, no tendría que preocuparse con el resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido.
Por fin pasaron los 6 meses, pero la joven no tenía flor. A pesar de ello fue al palacio para ver al príncipe. A su alrededor había muchas damas, cada una con su flor. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. El silencio inundó la sala y sólo se rompío cuando el príncipe dijo:
"Me casaré con la joven sin flor". Un murmullo de desaprobación se oyó en la sala, pero el príncipe replico: "Es la única que merece ser emperatriz de China puesto que es la única que ha sido honesta. Todas las semillas eran estériles"
Así pues, el príncipe y la joven se casaron y fueron felices y sinceros para siempre.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Vie Nov 14, 2008 1:12 pm

El idiota sabio
Cuento tibetano


Hay veces que las apariencias engañan, y aquellas personas que parecen tontos pueden ser los más inteligentes...

Hace mucho tiempo, vivía una familia de buen linaje que habían sido muy ricos, pero que ahora eran pobres. En el mismo pueblo vivía una familia que había sido pobre pero que ahora era rica.

Un día, la mujer del antiguo hombre rico y la mujer del antiguo hombre pobre se encontraron en el templo. La mujer rica dijo a la mujer pobre:
-Sí, nosotros somos ricos, pero todo el mundo dice que nuestros ancestros eran malos o que no tenemos. Ahora tú eres pobre, pero tus ancestros son de buen linaje. Podríamos casar a tu hijo con mi hija.
-Está bien, me parece una buena idea- replicó la mujer pobre.

El hijo de la mujer pobre había sido muy inteligente pero ahora se estaba volviendo tonto. La familia rica descubrió la condición del hijo de la familia pobre y en secreto arregló otro matrimonio para su hija.

Cuando el matrimonio pobre descubrió todo esto, se enfadó mucho y le dijeron a su hijo:
-Si te comportaras como una persona normal, te hubieras casado con esa muchacha. Pero ahora, como eres medio idiota nadie te quiere.
-No me culpen. Si mis ancestros hubieran sido buenos, todo hubiera ido bien.

Sus padres le dieron cuatro monedas de oro y lo mandaron a la ciudad para ver si podía prosperar.

Mientras caminaba, se encontró con un pastor que había visto a un pajarillo que cantaba. Cuando el pastor se acercó al pajarillo, éste dejo de cantar. Entonces el pastor dijo:
-Eres un pájaro muy bonito y tu voz es muy dulce, pero ¿por qué te paras cuando me acerco?
El muchacho se acercó al pastor y le dijo:
-Enséñame a decir lo que le has dicho al pájaro y yo te daré una moneda de oro.

El pastor le enseñó a decirlo y el muchacho siguió su camino. Al poco rato, se encontró con un cazador que le decía a un zorro:
-Tienes una piel muy bonita, pero algún día te mataré y la tendré.
El muchacho se acercó al pastor y le dijo:
-Enséñame a decir lo que le has dicho al zorro y yo te daré una moneda de oro.

El cazador le enseñó a decirlo y el muchacho siguió caminando hasta encontrar un lugar donde había dos puentes, uno hecho de un tronco y otro hecho de dos troncos. Había dos hombres y uno le dijo al otro:
-Cuando hay dos puentes y uno es de un tronco y el otro es de dos troncos. El de uno será el más rápido.

El muchacho les escuchó, como hizo con los demás, les pidió que le enseñaran a decirlo por una moneda de oro.

Así, siguió su camino hasta que se encontró una pelea. Un hombre dijo:
-Si no se comportan, los llevaré a la policia.

Como siempre, el muchacho pidió que le enseñaran esa frase, y perdió así su última moneda de oro.

Al no tener más oro, decidió volver a casa. Cuando estaba llegando, se encontró con la boda de la chica rica y él se mezcló con la multitud. La chica rica lo vió. Entonces el muchacho le dijo la primera frase que había aprendido:
-Eres un pájaro muy bonito y tu voz es muy dulce, pero ¿por qué te paras cuando me acerco?
La chica entró en la casa y les dijo a sus padres:
-Se acuerdán del muchacho con quién me querían casar, pues es bastante perpicaz.
Al oirlo, los padres lo llevaron a la casa y lo invitaron a comer. Entonces el muchacho dijo la segunda frase:
-Tienes una piel muy bonita, pero algún día te mataré y la tendré.

La novia corrió a decirlo a sus padres pensado que el muchacho estaba muy enfadado.

Después de un rato, cuando estaban todos comiendo y no había suficientes chuletas, el muchacho sólo pudo comer una. Entonces dijo la tercera frase que había aprendido:
-Cuando hay dos puentes y uno es de un tronco y el otro es de dos troncos. El de uno será el más rápido.

Entonces, los padres de la chica rica concluyeron que no era para nada tonto. Así que decidieron no acabar la boda y dar la mano de su hija al muchacho.

Y así, el muchacho se casó con la chica rica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
kriptoniano
Practicante
Practicante


Frase : ノ セ ケ ポネル アカ
Masculino Cantidad de envíos : 6212
Edad : 37
Localización : ARG capi bel
Humor : si gracias
Fecha de inscripción : 06/11/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Lun Nov 17, 2008 11:06 pm

muy lindos cuentitos doki, solo que el sabio del bigote del tigre es muy prejuicioso con el animal Sad,
y el idiota, es idiota de verdad!! pago unas moneda de oro por unas frases que la pudo haber aprendido solo fuck NABO !!!
grosa la doncella honesta doki
en cuanto vea algun cuento chino los pego

el primero de la grulla no lo entendi Suspect
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Warrioress
Practicante
Practicante


Frase : 눈치
Femenino Cantidad de envíos : 4183
Edad : 42
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 29/10/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 18, 2008 12:15 am

El de la grulla fue medio raro, pero en la página de cuentos japoneces de dónde lo saqué, todos los cuentos eran así medio deprimentes y de alguna manera, tristes Snif

_________________




La Vida:
En el mineral duerme.
En el vegetal despierta.
En el animal evoluciona.
y en el hombre adquiere conciencia.


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Mar Nov 18, 2008 10:43 am

Me puse vago con las lecturas y tengo mucho tema viejo como este para ponerme al día ... esta noche ataco este tema !!!!
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:26 am

Warrioress escribió:
El bigote del tigre
[size=12]Cuento folclórico coreano

Una mujer joven llamada Yun Ok fue un día a la casa de un ermitaño de la montaña en busca de ayuda.....

Me mató !!!! acabo de agregarlo a mi base interna de cuentos ja !!!!
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:29 am

Warrioress escribió:
Tsuru no Ongaeshi
[size=12]Cuento tradicional japonés

Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja de ancianos muy pobre....


Snif Snif Snif Snif Snif

Maldición ... creo que me entró una basurita en el ojo ... study
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:29 am

Mi aporte ...

Las puertas del cielo y el infierno ...


Un día un importantísimo general fue a visitar al Maestro Zen Hakuin ...

Este se acercó y luego de hacerle una reverencia le preguntó ...

- Maestro ... ¿realmente existen el cielo y el infierno?

El maestro lo observó inmutable y le preguntó ...

- ¿Cómo te ganas la vida?

- Soy general (respondío rápidamente el invitado) ....

- General ... jajajajaja rió estruendósamente el Maestro ... quien
puede ser tan estúpido de nombrarte general si no podrías ser ni
carnicero ...

- Que !!!!!!!!!!! gritó el general encolerizado y con la velocidad de
un rayo desenvainó su espada ... se afirmó en el piso y se preparó a
descargar su ataque sobre el Maestro ...

- Te voy a hacer pedazos ... gritó mientras comenzaba a bajar su espada ...

- Aquí estan las puertas del infierno !!!!!!!!!!! gritó el Maestro con
una voz potente y segura ... pero no solo fue su voz ... algo extraño
ocurrió y el general puedo verse con total claridad reflejado en los
ojos de aquel Maestro ... sus ojos inyectados en sangre ... su rostro
irradiando furia ... su enajenación ... se sintió avergonzado ... así
que guardó su espada y visiblemente apenado le dijo ...

- Disculpeme por favor por mi insolencia ...

- Ahí están las puertas del cielo ... sonrió el Maestro ...

----------------------------------------------------------------------------------

El paraiso y el infierno estan mucho mas cerca de lo que solemos creer ...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:31 am

Acá va otro cuento:

La Ola Grande:
----------------


Había una vez un luchador llamado Dapo (Gran Ola) que no solo era grande y fuerte sino que, además, era muy hábil en la lucha.

Durante el entrenamiento era imbatible y le ganaba aún a su maestro.

Pero durante los campeonatos, no podía vencer ni al mas débil de los alumnos.

Como último recurso, fue a las montañas en busca de un maestro Zen.

Al hallarlo el maestro le dijo_

- Tu nombre significa "ola grande" ¿verdad? ... entonces imagina que
eres una ola gigantesca que destruye todo a su paso en vez de un
pequeño luchador que le tiene pánico al público.

Haz estoy y en poco tiempo serás el luchador más grande del mundo, serás invencible !!!

Entonces Dapo permeneció en el templo y meditó, imaginaba que era una
ola gigantesca ... al comienzo le costaba mucho concentrarse pero ...
pronto ... comenzaron a surgir olas ... durante la noche las olas
crecieron mas y mas tirando los objetos que se hallaban en la sala
donde meditaba ... inundaron el templo, sobrepasaron la altura de las
estatuas gigantescas que allí había ... luego la marea subió tanto y el
templo fue arrasado por completo ...

- Despierta, despierta ... lo lograste !!! (se oyó la voz de su maestro)
Ahora nada te detendrá, serás como una gigantesca ola que barre todo a su paso ...

- Gracias maestro (fue lo único que dijo Dapo)

De allí en mas durante las peleas, Dapo imaginaba que se transformaba
en una ola y se convirtió en el luchador mas grande del mundo ... era
imbatible ....

Todo lo que debes hacer es responder en forma directa y resuelta ante
cualquier situación y te convertirás en esa situación y la situación se
convertirá en tí mismo ...

-----------------------------------------------------------------------------------

Este al igual que el primer cuento pertenecen al libro El Zen Habla ... espero lo hayan disfrutado.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:43 am

Hace mucho tiempo vivía un joven espadachín y practicante de artes marciales cuyo mayor anhelo era ser el mejor luchador ...

En aquel tiempo también vivía un venerado Maestro muy reconocido por no
haber perdido jamás un solo combate sea con manos vacías o armas ...

De modo que el joven decidió un día ir en busca de aquél Maestro quien
se hallaba no muy lejos de allí pero retirado en el medio de las
montañas ...

Tomó el camino que le habían indicado lo llevaría a donde pretendía y
en algo mas de una hora llegó a la casa del renombrado Maestro, quien
salió a recibirlo y luego de hablar con él brevemente lo invitó a pasar
y a descansar un momento tomando un poco de té ...

Una vez que el joven se sentó y ambos tuvieron una taza de donde beber el Maestro preguntó ...

- Dígame joven, que lo trae por aquí ... que desea?

- Quiero entrenar con usted Maestro, estoy dispuesto a hacer todo, no me importa lo que requiera ... quiero ser el mejor ...

- Ya veo, pero eso llevará muchísimo tiempo

- Muchísimo tiempo ... cómo cuánto?

- 15 años !!!

- ¿15 años? eso es demasiado tiempo, y que pasa si entreno con usted pero lo hago dos veces por día?

- Ahhh pues en ese caso ... 20 años !!!!

- No no no ... es inaceptable (se impacientó aún mas el jóven) ... mire
estoy dispuesto a entrenar dos veces y el doble de horas de lo que
entrena cualquier alumno suyo !!!

- Ah veo, pues en ese caso ... 35 años !!!!

- No no no Maestro, mire estoy dispuesto a venderlo todo y venir a
vivir con usted si es necesario, no soy rico pero poseo suficiente para
no preocuparme porque me falte nada de modo que me podré dedicar solo a
estoy pagarle bien ...

- Veo, veo ... 50 años !!!!!

El joven perdió los estribos ...

- Disculpe Maestro pero con todo respeto usted me se está burlando de
mí cuanto mas le digo que estoy dispuesto a dejar y a entrenar usted
agrega mas años !!!! y pareciera que cada vez tardaré mas en ser el
mejor !!!

El Maestro lo miró con una expresión calma y que reflejaba también cariño y le dijo:

- Joven no se enoje usted, ni pierda los estribos escúcheme y aprenda
la primera lección ... Si la vista está demasiado ocupada en la meta no
se logra ver el camino con claridad y fácilmente nos extraviamos o
caemos .... No piense en el tiempo que le llevará ser el mejor, ni en
el esfuerzo ni en las horas ... tome conciencia del momento y vívalo
del modo mas intenso que pueda ... he allí la verdadera vía !!!!

-----------------------------------------------------------------------------------

Espero lo hayan disfrutado
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 10:44 am

Buda a sus discípulos: - ¿Cuanto Vive un hombre?

Discípulo 1: - 60 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 2: - 70 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 3: -80 años

Buda: - Incorrecto

El Discípulo mas adelantado: - Solo un instante (el presente)

Buda solo sonrió
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 7:08 pm

Citación :
Buda a sus discípulos: - ¿Cuanto Vive un hombre?

Discípulo 1: - 60 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 2: - 70 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 3: -80 años

Buda: - Incorrecto

El Discípulo mas adelantado: - Solo un instante (el presente)

Buda solo sonrió

muy bueno
Volver arriba Ir abajo
Tormenta
Practicante
Practicante


Frase : 태 권 도
Femenino Cantidad de envíos : 1088
Fecha de inscripción : 05/11/2008

MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Miér Nov 19, 2008 8:02 pm

Muy buenos todos los cuentos!... voy a tratar de aportar alguno doki
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Jue Nov 20, 2008 2:05 am

yo voy a buscar el cuento del que les hable
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Jue Nov 20, 2008 8:03 am

shaolin_style escribió:
Citación :
Buda a sus discípulos: - ¿Cuanto Vive un hombre?

Discípulo 1: - 60 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 2: - 70 años

Buda: - Incorrecto

Discípulo 3: -80 años

Buda: - Incorrecto

El Discípulo mas adelantado: - Solo un instante (el presente)

Buda solo sonrió

muy bueno

Son esos cuentitos que uno debería releerlos a diario ...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Jue Nov 20, 2008 8:03 am

Tormenta escribió:
Muy buenos todos los cuentos!... voy a tratar de aportar alguno doki

Esperamos Laughing
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Sáb Nov 22, 2008 3:48 pm

http://kahani.animalec.com/asiaticos.html esa es una web de cuentos asiaticos
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cuentos asiáticos   Hoy a las 3:35 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Cuentos asiáticos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Otra de asiáticos
» Bebés asiáticos
» Presión Neumáticos
» sistema inteligente de almacenaje de neumáticos
» Los próximos radares medirán el estado de los neumáticos (añadida foto)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Quinto Anillo :: General :: Artes Marciales y Cultura Asiática-
Cambiar a: